Opinión

“Perkins, IOMA, y el maltrato asistencial”

Dr. Mg. Carlos Marcheschi

El pobre de perkins tiene como obra asistencial al IOMA.
Es como estar preso de un sistema que no te deja elegir, me dijo y soltó alegre de cuerpo , ¡es el instituto oficial de maltrato asistencial!.
El es un empleado del ministerio de salud desde hace mas de 20 años , pero nunca vivió lo que hoy vive.
El descuento de su sueldo es obligatorio y sin opciones de cambio, para poseer ese preciado tesoro asistencial , vestigios o hilachas de lo que fue en nuestra ciudad.
Decíamos con mi amigo Javier que en la ciudad de La Plata daba igual tener OSDE o IOMA…., ya no lo decimos más.
El pago de bolsillo se incrementa para la mayoría de la atención medica y la compra de insumos y medicamentos.
En realidad,cuando perkins visita la web del IOMA me cuenta otra historia.
Hay prestadores felices, muchos traumatólogos esperando atenderte, excelencia médica gratuita en algunos centros propios, anestesiólogos platenses que figuran en la web como prestadores directos (jubilados la mayoría), clínicos , oftalmólogos, y más prestadores de salud, que están esperando brindarte un servicio de calidad.

Nada más alejado de la realidad, querido perkins.

Los Anestesiólogos platenses han debido atravesar la pandemia en los quirófanos de la salud pública y privada, sin cobrar muchos meses en el 2020 (en los hospitales públicos) y sosteniendo un convenio vencido (en el caso del IOMA) y desactualizado a fuerza de un dictamen judicial, ya apelado al tribunal de alzada, que prolonga lo inevitable, y es que en poco tiempo más el afiliado a IOMA también deberá pagar su anestesia de su bolsillo en nuestra ciudad , Berisso y Ensenada, Dolores y Lobos , como ya lo hace en la ciudad de Tandil y Olavarría.
En el resto de la provincia de Buenos Aires , desde hace ya mucho tiempo, todos los perkins ya saben que deben abonar gastos para poder operarse por el IOMA, en conceptos diversos, que a modo de “cajón de sastre”, encierran una reparación de honorarios que el IOMA mal paga a través de una cápita inelástica a los prestadores de salud.

Es que un cuidador de salud , cualquiera sea , debe estar en adecuadas condiciones para prestar el servicio MAS HUMANO que existe, a un paciente, los cuidados de salud.

No se puede maltratar a el prestador de salud, mal pagarle y esperar un servicio distinto y diferenciado al pagado para el afiliado.

No nos engañemos Perkins, si pagas maníes solo aparecerán monos.

El costo y la calidad son dos caras de la misma moneda.

Clínicas y sanatorios, médicos, enfermeros, psicólogos, dentistas,traumatólogos, oftalmólogos, anestesiólogos , ¿se han puesto de acuerdo para “oponerse políticamente” al IOMA?. ¿O tal vez representan a la oligarquía medica y quieran ganar mas de lo que deciden entre cuatro paredes no se sabe bien quien?.

No.

No queremos ser parte de un Instituto oficial de mal trato asistencial, que maquilla la atención de salud más de lo que la sostiene y mejora.

No formaremos parte de una ilusión óptica, que es insostenible , cuando pudiera ser la mejor obra social de nuestro país.

Somos parte de una orgullosa escuela médica platense, referente en toda la provincia de Buenos Aires.

Seguiremos mejorando la atención médica de nuestra ciudad sin la participación del IOMA.

La reforma del sistema de salud debe ser una política de estado, abierta , consensuada entre todos los actores de la salud, y reformada para el beneficio del paciente y todo el sistema de salud en conjunto.

Este escrito y otros como este son para todos los Perkins, para ayudar a los afiliados al IOMA y decir lo que vemos mal o va por mal camino.

Un camino endogámico, de verdades médicas por imposición o dictámenes judiciales no sostenibles en el tiempo sobre profesionales de la salud que no pueden convenir sus honorarios para poder trabajar con el más importante financiador de salud, orgullo y logro de todos los trabajadores bonaerenses.

Decir lo que hay que decir , requiere OPORTUNIDAD, y por eso Perkins es que lo hacemos ahora , convencidos que podemos ser parte de algo mejor, todavía…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *