Actualidad

Crudo diagnóstico plantea la Cámara de Comercio e industria platense

Mientras el último indicador disponible refleja que en junio la utilización de la capacidad instalada industrial fue del 53,3%, con una sensible caída interanual cuando se ubicaba en 59,1%, y el índice que monitorea la producción manufacturera muestra en ese lapso una baja del 6,6% con respecto a igual mes de 2019, el acumulado enero-junio de 2020 presenta un retroceso del 14,6% con referencia a igual período del año anterior. Datos duros del INDEC que exhiben, sin equívoco, el estancamiento de la economía, profundizado ahora hasta límites impensados por el Aislamiento Social Preventivo Obligatorio (ASPO) -el 20 se septiembre cumplirá 6 meses- que se diagnosticó para resguardar la salud de la población y superar la pandemia sin consecuencias mayores.

Sin embargo, las graves consecuencias de todo esto recayeron sobre la producción, el comercio, la industria y los servicios, con Pymes que cerraron definitivamente sus puertas y centenares de miles de trabajadores que perdieron sus empleos, en un escenario ya complejo antes de la paralización casi total de la economía por la pandemia, que midió una tasa de desempleo del 10,4% de la Población Económicamente Activa (PEA) -la más alta para el primer trimestre desde 2006-, que se traduce en más de 2 millones de personas desocupadas en todo el país.

En ese contexto, los empresarios platenses, nucleados en la Cámara que los representa desde principios del siglo pasado, transitan hoy el Día de la Industria, una fecha que se estableció en 1941, pero que en rigor recuerda que un 2 de septiembre de 1857 zarpaba del fondeadero del Riachuelo – que hacía las veces de puerto de Buenos Aires- la carabela San Antonio con rumbo al Brasil, llevando en sus bodegas la primera exportación argentina.

Hoy, desde la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de La Plata, “sin desmerecer el impacto del COVID-19 y poniendo por encima de todo la salud y la vida, consideramos que es tiempo de cambiar el rumbo”, destacó su presidente, Juan Carlos Piancazzo, y recordó que “para encontrar indicadores de crecimiento en la actividad fabril hay que remontarse a 2011”.

En ese sentido, la entidad local adhirió a los lineamientos del trabajo que elaboró la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y presentó a las autoridades nacionales con el propósito de “construir un consenso mayoritario respecto a la necesidad de un cambio integral de paradigmas, en el marco institucional de una Constitución sabia”.
“El mismo debería reunir al gobierno, a las fuerzas políticas, a los sectores del trabajo y a los empresarios, para que establezcan políticas de Estado tendientes al logro de un nuevo funcionamiento social”, amplió el dirigente industrial que conduce los destinos de la Cámara local, que puso especial énfasis en “la preservación de los puestos de trabajo que quedaron en pie”.

El documento de la CAC apunta a la “disminución de la pobreza mediante la conversión de los subsidios y planes, en trabajo digno”, y entiende que “el modelo tiene que preservar a las personas del vasallaje de la administración de los programas y la eliminación de los habituales mecanismos de utilización política”.

En materia macroeconómica, marca la necesidad de “desterrar la inestabilidad en el funcionamiento de la economía, que se ha convertido en regla”, y reclama corregir los “modelos aplicados que han dado pésimos y continuos problemas en una pendiente decadente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *