Actualidad Opinión

Vacuna y giro estratégico comunicacional

Esta semana hay vientos de cambios en el país con respecto al coronavirus. Se conoció la información de que Argentina participará del proceso de producción de vacunas, junto a México y otros países a través de un convenio entre privados, lo que colocaría al país en primera línea al momento de despacharse los futuros antídotos, anticuerpos, para combatir la pandemia.

A su vez, hubo un cambio en el discurso oficial, que apuntaría a otra estrategia comunicacional, sin hacer tanto énfasis en la cuarentena y el encierro, buscando potenciar la responsabilidad individual. Distanciamiento Social por Aislamiento Social. DISPO por ASPO. El cansancio de la población cada vez más fuerte, en un contexto en el que no paran de conocerse más y más casos de Covid-19 y se insiste en la tensión del sistema sanitario, principalmente en el ámbito privado.

Sobre la vacuna. Se trata de  la vacuna del laboratorio AstraZeneca, investigada por equipos científicos de la Universidad de Oxford y cuyo ciclo –aún en fase 3– no está terminado.

El jefe de Estado, Alberto Fernández, comunicó que “AstraZeneca eligió al laboratorio mAbxience, que será el productor del reactivo de la vacuna”, lo cual consideró “un reconocimiento a la calidad de los laboratorios argentinos”, y agregó “México será el encargado de envasar la vacuna y completar el proceso de producción”.

El efecto de la vacuna es medido por un aumento de los anticuerpos y células T, generados en la sangre de los voluntarios que se prestaron al experimento. Se comprobó que las personas que recibieron la vacuna llegaron a generar tantos anticuerpos como genera una persona que enfermó y se curó de coronavirus.

Las dosis podrían estar en el primer semestre de 2021, por lo tanto habrá mucha ansiedad hasta ese momento. Se supone que tendrá un valor de entre 3 y 4 dólares.

COMUNICACIÓN

En las próximas horas se define cómo sigue el tratamiento del Covid-19 en Argentina, que tiene al AMBA en la mira.

El hartazgo de la gente ha permanecer encerrados llevó a que la cuarentena se desgrane con el correr de las semanas y muchos ya han salido sin contar con el permiso pertinente, por diferentes razones.

En los últimos días el presidente Fernández y desde el ministerio de Salud bonaerense salieron con un radical cambio en el discurso. Mantienen la lógica necesidad del cuidado intensivo de cada individuo, apelan a la responsabilidad social y relativizan el término cuarentena.

Ese cambio tiene varias razones: la realidad se llevó puesto al escritorio, los ciudadanos necesitan llegar cuánto antes a la nueva normalidad y es urgente volver a poner en marcha un nuevo engranaje económico.

En la fase 3, que estamos atravesando millones de argentinos en el AMBA (para distintos sectores La Plata no debe ser incluida en ésta área), permite la circulación de un 50 por ciento de la población. Si se pasa a la fase 4, el 75 por ciento de la población podría circular y se habilitarían nuevas actividades económicas.

Crece la posiblidad de que pronto sólo la población de riesgo (mayores de 60 años y gente con enfermedades de comorbilidad, como diabetes, hipertensión y cuadros cardíacos, permanezcan con los movimientos acotados y el resto retome, con los cuidados de rigor,  la actividad.

Las próximas horas serán determinantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *