Noticias Breves

Pequeños proveedores: Internet no debe ser un servicio público

Ante los proyectos de ley de regulación que proponen considerar los servicios de conectividad a Internet como un servicio público, la Cámara Argentina de Pequeños Proveedores de Internet (CAPPI) expresó su posición contraria a tales iniciativas, por entender que una mayor intervención del Estado no solo no asegura el objetivo último que se declama, que es la universalidad de la conectividad a Internet, sino que como ha sucedido en otras oportunidades, probablemente genere un menor desarrollo y penetración de los servicios de banda ancha.

A través de un comunicado CAPPI señaló: “La mera calificación de un servicio o una actividad económica como servicio público no hace por sí misma que esos servicios sean más baratos ni mejores, o siquiera que lleguen a más personas, algo que sí puede lograrse generando condiciones de mayor competencia y una promoción activa e inteligente de la industria por parte del Estado, a través de políticas públicas de incentivo de la inversión, para que sean los actores del sector privado quienes lleven Internet de calidad a precios competitivos al cien por cien de los hogares del país”.

Sobre la condiciones que serían necesarias para lograr la universalización de los servicios de banda ancha, Marcelo De Ambrosio, Presidente de CAPPI, sostuvo: “Reglas de juego claras para la compartición de infraestructura pasiva en todo el territorio nacional, mayores incentivos fiscales, herramientas de financiamiento y políticas de impulso para operadores PyME y, sobre todo, una mesa de diálogo que contemple a los actores PyME que permita a quienes definen las regulaciones conocer que pasa en la vida real, en las pequeñas y medianas localidades donde está el 37% de los hogares que aún no cuentan con una conexión de banda ancha fija y donde los grandes operadores no tienen servicio”.

“El Estado y los legisladores siguen desconociendo que el altísimo nivel de concentración que existe actualmente en el mercado de telecomunicaciones en Argentina, y su consecuente falta de competencia, es lo que impide el desarrollo de más y mejores servicios de internet. Solo a partir de una regulación asimétrica que específicamente busque nivelar la cancha impulsando una mayor participación de las PyME y que tengan mayores facilidades para construir redes de fibra al hogar es posible quebrar este estatu quo. Son las PyME quienes llevan Internet al ´Interior del Interior´ y quienes tienen el potencial de hacer que la libre competencia sea la garantice servicios de Internet de calidad para todos los ciudadanos”, concluyó De Ambrosio.

Acerca de CAPPI
La Cámara Argentina de Pequeños Proveedores de Internet reúne a pequeñas y medianas empresas proveedoras de Internet de la República Argentina que, a través de la asociatividad y la complementación, buscan motorizar el sector y promover un crecimiento sustentable, de la mano de las nuevas tecnologías de la información.
Participan en CAPPI distintas empresas y emprendedores dedicados a la conectividad, Internet, el desarrollo de productos de software, servicios de soporte y la capacitación informática, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *